Asma

Last Updated 05/19/2020

Authors:Corinne Preston, NP-C, FCCP; Alan Roth, MS, RRT-NPS, FCCP

Descripción general del Asma

Entender cómo se trata el asma y cómo convivir bien con esta enfermedad mejorará su calidad de vida.

Para obtener más información acerca de cómo controlar sus síntomas de asma, visite nuestro micrositio asthma microsite.

Datos clave acerca del asma
  • El asma afecta a más de 25 millones de hombres, mujeres y niños en Estados Unidos. 
  • Las personas que padecen asma faltan a la escuela o al trabajo, en conjunto, 25 millones de días al año. 
  • No existe una cura para el asma. 
  • El asma es una afección común que se puede manejar. Gracias a la variedad de opciones de tratamiento, las personas que padecen asma pueden vivir una vida plenamente activa y normal. 

El asma es una enfermedad pulmonar crónica que causa inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias. Esta hinchazón, llamada inflamación, puede causar episodios de respiración sibilante, opresión torácica, dificultad para respirar y tos.

Cómo afecta el Asma al cuerpo

Los músculos alrededor de las vías respiratorias se contraen cuando el asma está activa. Estas contracciones estrechan las vías respiratorias y obstruyen la circulación de aire hacia los pulmones. Usted podría tener dificultad para respirar y también es posible que se presenten silbidos respiratorios, tos y sienta opresión torácica.

Ciertos alérgenos y otras sustancias irritantes en el ambiente pueden causar la inflamación. Cuando las vías respiratorias están inflamadas, es posible que produzcan una mayor cantidad de mucosidad. Esta mucosidad puede causarle tos y respiración sibilante y podría dificultar la respiración.

¿Qué tan grave es el Asma?
  • El asma es una afección grave pero controlable.
  • Si no se le da tratamiento, el asma puede dar lugar a una obstrucción a largo plazo de las vías respiratorias, la cual no puede sanar totalmente.
  • Aun cuando se controla, se corre el riesgo de sufrir un empeoramiento súbito de síntomas. A este brote se le llama un ataque de asma.
  • Los ataques de asma podrían ser lo suficientemente graves como para dar lugar a una hospitalización. En pocos casos podrían ser fatales.

Conviviendo Con El Asma

Infografía de Asma

Mitos y Verdades Sobre el Asma


La guía Vivir bien con asma le presentará el asma, sus desencadenantes comunes; cómo controlar y / o reducir los síntomas; y las mejores opciones médicas para mantenerlo bajo control.


Esta guía educativa para el paciente, la infografía y otras piezas colaterales están generosamente respaldadas en parte por una subvención de Boehringer Ingelheim.

Síntomas del Asma

El asma es una enfermedad que consiste en 2 reacciones corporales: inflamación y contracción de las vías respiratorias. Estas 2 reacciones causan que los conductos de las vías respiratorias se vuelvan sensibles al medio ambiente. El asma es una enfermedad de por vida y no tiene cura. No obstante, usted puede mantenerse asintomático durante varios años si usa medicamentos y restringe su exposición a los factores desencadenantes.

Los síntomas más comunes del asma son los siguientes:

  • respiración sibilante;
  • malestar torácico;
  • dificultad para respirar;
  • tos, especialmente por la noche o temprano por la mañana; y
  • no poder llevar a cabo actividades de la vida diaria.

¿Qué causa el Asma?

Existen muchos factores que pueden empeorar el asma, pero su causa se desconoce. Es posible que el asma sea hereditaria o se origine en exposiciones al medio ambiente.

¿Cuáles son los factores de riesgo de padecer Asma?

A continuación se presentan factores de riesgo de padecer asma:

  • Raza: los datos actuales muestran que 1 de cada 6 estadounidenses de raza negra padece asma. En este grupo se observa el mayor aumento en los casos de asma. Entre las personas de origen hispano, los casos de asma son 4 veces mayores en comparación con las personas de raza blanca.
  • Género: las mujeres que padecen asma superan a los hombres que también la padecen en una proporción de casi 2 a 1.
  • Edad: se registran más casos de asma en niños que en adultos. Los niños son más propensos a padecer asma que las niñas, pero las mujeres son más propensas a padecer asma que los hombres.
  • Antecedentes familiares: se tienen más probabilidades de contraer asma si alguno de los padres la padece.
  • Alergias: las personas que son alérgicas a las esporas de moho y los ácaros del polvo son más propensas a padecer asma.
  • Exposición al humo: los niños cuyas madres fumaban durante el embarazo o que estuvieron expuestos al tabaquismo pasivo o incluso el tabaquismo residual son más propensos a padecer asma.
  • Contaminación: la exposición a la contaminación atmosférica y compuestos químicos tóxicos también puede aumentar el riesgo de contraer asma.
  • Peso: recientemente se ha concluido que la obesidad es un factor de riesgo principal del asma, ya que esta enfermedad se considera más grave en personas obesas.
  • Infecciones virales: las infecciones pulmonares pueden ponerlo en riesgo de padecer asma.
  • Factores de riesgo en el lugar de trabajo: la exposición a sustancias como el polvo de harina y los compuestos químicos domésticos e industriales puede ser un factor de riesgo.
  • Estrés: el estrés y sus efectos en el sistema inmunitario pueden ponerlo en riesgo de contraer asma.

Diagnóstico del Asma

Girl having difficulty breathing
  

El asma puede ser diagnosticada tanto por médicos de cabecera como por especialistas.

Su médico le hará preguntas acerca de sus síntomas y qué los empeora, llamados factores desencadenantes. Su médico la hará preguntas sobre sus antecedentes médicos, laborales y familiares. Luego, él o ella le hará un examen físico y podría ordenar pruebas para analizar su función pulmonar. Es posible que estas pruebas incluyan una medición del flujo espiratorio máximo o pruebas de función pulmonar. Se podrían prescribir otras pruebas según los factores desencadenantes que tenga. Por ejemplo, se podrían ordenar pruebas de alergia si presenta algunos síntomas alérgicos que empeoran su respiración. Se podrían ordenar análisis de la respiración durante una prueba de esfuerzo si usted presenta síntomas al hacer ejercicio.

Para diagnosticar el asma, su médico le hará una prueba de función pulmonar llamada espirometría. Durante esta prueba, usted realiza distintos ejercicios respiratorios. También es probable que le administren un medicamento durante esta prueba. Si mejora su función pulmonar después de tomar el medicamento, su médico puede confirmar que usted padece asma.

¿Cuándo debería consultar a un médico?

Comuníquese con su médico si siente alguno de los siguientes síntomas:

  • dificultad para respirar, tos o respiración sibilante que afectan a las actividades de la vida diaria
  • síntomas asmáticos diurnos 2 o más veces por semana
  • dificultad para respirar que no se mitiga con su inhalador de rescate
  • síntomas asmáticos que causan que falte a la escuela o el trabajo
  • síntomas asmáticos que derivan en atención de urgencia o visitas al departamento de emergencias
  • efectos secundarios de sus medicamentos
  • infecciones bucales, como la candidiasis

Asthma Severity Assessment Tool

Severe Asthma Inforgraphic

Severe Asthma Infographic

Severe Asthma Questions for your Doctor

Severe Asthma Questions for your Doctor

Tratamiento del Asma

Girl using an inhaler

El tratamiento del asma puede incluir lo siguiente:

  • evitar factores desencadenantes conocidos;
  • medicamentos para alergias o inhalados; e
  • intervenciones quirúrgicas para reducir la contracción de las vías respiratorias.

Los medicamentos que se inhalan tratan la inflamación de las vías respiratorias o relajan el músculo liso que contrae las vías respiratorias. Si los síntomas asmáticos son leves, es posible que solamente necesite un inhalador “de rescate” cuando tenga síntomas. Si sus síntomas asmáticos son más frecuentes o graves, su médico podría prescribirle un medicamento de mantenimiento (“controlador”). Usted deberá usar este medicamento todos los días. A menudo le prescribirán ambos medicamentos.

Manejo del Asma

Usted debe colaborar con su médico en el manejo del asma. Si evita los factores desencadenantes y toma los medicamentos adecuados, podrá controlar mejor sus síntomas.

Convivir con el asma podría requerir tomar medicamentos a diario. Asimismo, es posible que necesite medicamentos para los ataques de asma. Es importante que evite los factores desencadenantes que empeoran sus síntomas y que se mantenga en contacto con su médico. Tenga al día sus vacunas contra la gripe y antineumocócicas. Mantener una buena calidad de aire interior también podría ayudar a mitigar sus síntomas.

Es posible que su médico le pida supervisar su respiración en casa para asegurar que el asma se mantenga bajo control. Usted puede crear un plan de acción para el asma en el cual describe las acciones y los medicamentos que debe tomar según sus síntomas.

La salud general y el estado físico son esenciales para las personas que padecen asma. En efecto, tener asma no significa que usted no pueda practicar deportes o hacer actividades de manera activa. ¡Muchos atletas profesionales padecen asma!

Acuda a consultas de seguimiento con su equipo de profesionales médicos para obtener ayuda en el manejo de su enfermedad y sus síntomas. Si padece asma, las infecciones respiratorias deberán tratarse inmediatamente porque estas comúnmente desencadenan los ataques de asma. Prevenga enfermedades lavándose las manos y manteniendo sus vacunas al día. Tome sus medicamentos de manera constante para controlar sus síntomas y manejar el asma.

Registro del Asma

Las verdades acerca del Asma

Mito:

El asma tiene cura.

Verdad:

No existe una cura para el asma, pero se puede controlar por medio de un tratamiento continuo permitiendo a los pacientes vivir vidas plenas y productivas.

Mito:

Usted únicamente tiene asma cuando tiene dificultad para respirar.

Verdad:

El asma es una afección crónica, es decir, que persiste a través del tiempo. Las personas con asma presentan inflamación de las vías respiratorias, incluso cuando ningún síntoma está presente.

Mito:

Los ataques de asma son siempre repentinos y graves.

Verdad:

La mayoría de los ataques de asma se desarrollan lentamente con un aumento gradual de los síntomas, tales como opresión del pecho, disnea,tos y sibilancias. El reconocer los síntomas precozmente puede ayudarlo a resolver los problemas antes de que el ataque de asma se agrave.

Mito:

La medicación para el asma sólo se usa cuando la persona tiene un ataque.

Verdad:

Los medicamentos son unas de las herramientas más importantes para controlar los síntomas del asma y prevenir su agravamiento. Esto incluye a los medicamentos de control de largo plazo, que son diferentes a los que se emplean para tratar un ataque de asma. Lo importante es que tome su medicina diariamente, tal como se le recetó, incluso si no experimenta ningún síntoma.

Mito:

Los niños pueden superar el asma.

Verdad:

El asma no es una enfermedad que pueda ser superada. Los síntomas pueden mejorar o resolverse durante la adolescencia y la adultez, pero la enfermedad no desaparece nunca.

Mito:

Mudarse a un clima cálido puede curar su asma.

Verdad:

El cambio de ambiente puede generar un impacto temporal en la mejoría de los síntomas del asma, pero no curará el asma. El reducir los desencadenantes del asma en su ambiente habitual puede ser de mayor utilidad que mudarse a un clima diferente.

Mito:

Las alergias no estánrelacionadas al asma.

Verdad:

Aproximadamente, el 70% de las personas con asma también tienen alergias. Las alergias aumentan la inflamación en los pulmones y pueden desencadenar tos, sibilancias y falta de aire. A menudo los síntomas del asma mejoran cuando se tratan las alergias efectivamente.

Mito:

Las personas con asma no deberían realizar ejercicio físico.

Verdad:

El ejercicio es un aspecto fundamental para una vida sana, en especial para aquellas personas con asma. El ejercicio periódico ayuda a mejorar la función pulmonar. Además, la pérdida de peso reduce el riesgo de asma y ayuda a respirar más fácilmente a quienes la padecen.

Mitos y Verdades Sobre el Asma

Recursos

Hay muchos sitios donde se puede obtener información y apoyo con respecto al asma. El sitio web de la American Lung Association es un excelente recurso para obtener información. Este sitio web puede tener información acerca de grupos de apoyo locales en su área, y usted también puede preguntarle a su médico sobre los grupos de apoyo en su área. Es posible que su aseguradora contrate a instructores de asma que brindan educación y recursos.

La CHEST Foundation se ha asociado con la Allergy and Asthma Network para ofrecerle la mejor educación del paciente sobre el asma que es difícil de controlar. Para obtener más información sobre el asma que es difícil de controlar, visite chestnet.org/asthma.

Recursos que ayudan a manejar el Asma

Haga clic en los siguientes enlaces para obtener más información sobre cómo manejar el asma:


Preguntas que puede hacerle a su médico


  • ¿Qué es un plan de acción para el asma?
  •  ¿Cómo puedo saber si mi asma está bajo control?
  • ¿Cómo se usa un espirómetro? ¿Cuáles son mis mediciones en las zonas verde, amarilla y roja?
  • Cuando me resfrío, ¿siempre empeorará mi asma?
  • ¿Qué puedo hacer para mantener mi asma bajo control si tengo alergias?
  • ¿Cuál es la diferencia entre un inhalador de control y un inhalador de rescate?
  • ¿Tengo que llevar conmigo mi inhalador de control todos los días si mi asma está bajo control?
  • ¿Cuál es la diferencia entre una cámara de inhalación y una cámara espaciadora? ¿Cómo funcionan con mis inhaladores?
  • ¿Qué cuidados bucales se requieren cuando uso mis inhaladores de control?
  • ¿Cuál es la diferencia entre los inhaladores con propulsores de hidrofluoroalcano (HFA), inhaladores dosificadores e inhaladores de polvo seco?
  • ¿Cuántas veces puedo usar mi inhalador de rescate o nebulizador dentro de un período de 24 horas?
  • ¿Afectará a mi glaucoma el uso de un inhalador de control que contiene corticosteroides?
  • ¿Afectará a mi presión arterial o frecuencia cardíaca el uso de un inhalador de control que contiene corticosteroides?
  • ¿Puedo hacer ejercicio o practicar deportes si padezco asma?
  • ¿Puedo superar el asma?
  • ¿Puedo transmitir el asma a mis hijos?
  • ¿Cómo afecta a mi asma el tabaquismo o el tabaquismo pasivo?
  • ¿Tengo que cebar o agitar mi inhalador antes de cada uso?
  • ¿Cuándo debo usar mi inhalador de rescate?
  • ¿Con qué frecuencia debo ponerme la vacuna antineumocócica y contra la gripe?