Asma

Last Updated 06/28/2022

Authors:John Oppenheimer, MD; Gayatri Bhakti Patel, MD; Amber Oberle, MD Spanish Reviewers: Diego Maselli Caceres, MD; Rodolfo Estrada Anzueto, MD; Madeline Lee, MS, CMI

Acerca del Asma

El asma es una enfermedad pulmonar que provoca el estrechamiento de las vías respiratorias, dificultando así la respiración. El asma es una afección crónica. Una vez diagnosticada, seguirá padeciéndola el resto de la vida. 

El asma puede desarrollarse tanto en la infancia como en la vejez. La buena noticia es que con un tratamiento y seguimiento cuidadoso, el asma puede mantenerse bajo control. 

Viviendo bien con Asma 

Nuestra guía educativa para el paciente tiene más información sobre el diagnóstico del asma, sus tratamientos y mucho más. 

Descargar el PDF » 

¿Qué le sucede a su cuerpo cuando tiene Asma?

En un pulmón sano, el revestimiento de las vías respiratorias está libre y despejado, y los músculos de las vías respiratorias están relajados. Esto permite que el aire circule libremente. En el asma tres factores dificultan la respiración: 

  • El revestimiento de las vías respiratorias se inflama, lo que ocasiona hinchazón y engrosamiento. El revestimiento inflamado estrecha la abertura de las vías aéreas y esto limita la circulación del aire. 
  • Los músculos de las vías respiratorias se contraen, lo que dificulta la entrada y salida de aire. 
  • La mucosidad forma otra capa dentro de las vías respiratorias, lo que también estrecha la abertura. 

Cómo controlar el Asma 

Si no se controla, el asma puede provocar cambios permanentes con el paso del tiempo o incluso la muerte, por lo que es importante tomar medidas. El objetivo del manejo del asma es encontrar lo que hace que sus vías respiratorias reaccionen de esta manera, con el fin de encontrar estrategias para prevenir estas reacciones. 

Plan de acción para el control del Asma

Un plan de acción para el control del asma es un plan escrito y personalizado con los pasos para reducir o prevenir los síntomas. 

Descargar el PDF »


Niveles de Asma

Existen 4 niveles de gravedad del asma. Debe considerar que en la mayoría de los pacientes estos niveles son cambiantes. El asma cambia con el paso del tiempo en respuesta a los desencadenantes, por esta razón es importante mantener el tratamiento y seguimiento de su asma, incluso cuando parezca estar bajo control. 

Asma intermitente: 

  • Síntomas diurnos: menos de 3 veces por semana 
  • Síntomas nocturnos: 
  • menos de 2 veces al mes 
  • Uso de inhalador de rescate: 
  • 2 o menos días a la semana 
  • Limitaciones: 
  • sin limitaciones en las actividades de la vida diaria 

Asma persistente leve: 

  • Síntomas diurnos: de 3 a 6 veces por semana 
  • Síntomas nocturnos: de 3 a 4 veces al mes 
  • Uso de inhalador de rescate: más de 2 días a la semana, pero no diariamente 
  • Limitaciones: limitaciones menores para las actividades de la vida diaria 

Asma persistente moderada: 

  • Síntomas diurnos: todos los días 
  • Síntomas nocturnos: 4 o más veces al mes, pero no todas las noches 
  • Uso de inhalador de rescate: diariamente 
  • Limitaciones: aumento en las limitaciones para las actividades de la vida diaria (más de 2 veces por semana) 

Asma persistente grave: 

  • Síntomas diurnos: continuos durante todo el día 
  • Síntomas nocturnos: todas las noches 
  • Uso de inhalador de rescate: varias veces al día 
  • Limitaciones: limitaciones extremas para las actividades de la vida diaria 

Tabla sobre los niveles de gravedad del Asma

Los médicos utilizan estos cuatro niveles de gravedad del asma para analizar los síntomas y determinar los tratamientos.  

Descargar el PDF »

Datos clave sobre el Asma
  • Casi 20 millones de adultos en los Estados Unidos tienen asma (aproximadamente 1 de cada 12) 
  • 1 de cada 10 niños en los Estados Unidos tiene asma (casi 6 millones), con tasas mayores en niños de raza negra 
  • 8 millones de adultos y 3 millones de niños tuvieron un ataque de asma durante el último año 
  • El asma ocasiona: 
    • Más de 5 millones de días de ausencia escolar infantil cada año 
    • 14.2 días de ausencia laboral por adulto cada año 
    • $89 mil millones en costos estimados solo en los Estados Unidos cada año 

El Asma en los niños

El asma puede diagnosticarse en niños desde la infancia. El asma puede ser tan grave en los niños como en los adultos, aunque puede ser más complejo de diagnosticar. En los niños, el asma suele estar relacionada con alergias, exposición al humo del tabaco u otros irritantes del aire, además de la obesidad. Suele ser hereditaria. 

Los síntomas en los niños son similares a los de infecciones respiratorias como los resfriados, y pueden incluir: 

  • Ataques de tos 
  • Sibilancia o sonido silbante cuando el niño exhala 
  • Dificultad para respirar 
  • Respiración acelerada de manera periódica 
  • Opresión en el pecho y dolor torácico 
  • Cansancio y/o menos energía para jugar debido a la falta de sueño 
  • Tos y sibilancia que empeoran con un resfriado o gripe 

Historias de vida con Asma

El asma es una enfermedad pulmonar crónica que provoca inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias. Este estrechamiento puede provocar episodios de sibilancia, opresión torácica, dificultad para respirar y tos. 

Los síntomas del asma suelen controlarse por medio de medicamentos inhalados, que tratan la inflamación de las vías respiratorias o relajan al músculo liso que al contraerse, estrecha las vías respiratorias. Sin embargo, algunas personas no responden adecuadamente a estos medicamentos. 

Si usted está usando medicamentos en altas dosis, ya está reduciendo los riesgos y está siguiendo su plan de tratamiento, y aun así su asma sigue descontrolada, este es un signo de que puede estar sufriendo de asma grave. Es importante consultar con su profesional de salud para determinar si usted sufre de asma grave o de asma no controlada, ya que los planes de tratamiento pueden ser diferentes. 

Recibir un diagnóstico de asma grave puede ser abrumador. Es normal sentir temor y preocupación sobre la manera en que esto afectará su vida y la de sus seres queridos. También es normal experimentar una sensación de alivio después de recibir el diagnóstico. Con un plan de tratamiento adecuado, podrá controlar mejor su enfermedad. Escuche las historias de Amy y April, dos mujeres que viven una vida plena pese a su diagnóstico. 

April Fink: una estudiante perseverante que no renunció a sus sueños. 

Amy Vasquez: una madre que luchó para poder pasar tiempo con su familia.


Seminarios web 

En colaboración con GSK, nuestros seminarios web educativos están diseñados para ayudarle a entender mejor los síntomas del asma grave. También le ayudarán a recorrer el trayecto de su diagnóstico al proporcionar historias reales de personas que han pasado por esa situación. 

Cuando el Asma no significa únicamente Asma 

Aprenda las diferencias entre el asma y el asma grave, las causas de la enfermedad, los síntomas que puede experimentar, y el impacto que puede tener en su vida. 

Cuándo considerar acudir a un especialista 

Escuche las historias de dos pacientes que describen su travesía en el diagnóstico, incluyendo sus decisiones para consultar a especialistas, además del impacto que tuvieron sobre su salud y bienestar. 


Asma Grave: Infografia

Manejar Su Asthma

Preguntas Para Hacerle a su Medico  

Esta campaña educativa sobre la carga que supone la enfermedad está financiada por GSK, y ha sido desarrollada en colaboración con CHEST. 

Referencias de la infografía: 

  • Varricchi G, Bagnasco D, Borriello F, Heffler E, Canonica GW. Interleukin-5 pathway inhibition in the treatment of eosinophilic respiratory disorders: evidence and unmet needs. Curr Opin Allergy Clin Immunol. Abril del 2016; 16(2): págs. 186-200. 
  • Chung KF, Wenzel SE, Brozek JL, Bush A, Castro M, Sterk PJ, Adcock IM, Bateman ED, Bel EH, Bleecker ER, Boulet LP, Brightling C, Chanez P, Dahlen SE, Djukanovic R, Frey U, Gaga M, Gibson P, Hamid Q, Jajour NN, Mauad T, Sorkness RL, Teague WG. International ERS/ATS guidelines on definition, evaluation and treatment of severe asthma. Eur Respir J. Febrero del 2014;43(2): págs. 343-73. 

Referencias de la infografía de los mitos sobre el asma: 

  • Chung KF, Wenzel SE, Brozek JL, Bush A, Castro M, Sterk PJ, Adcock IM, Bateman ED, Bel EH, Bleecker ER, Boulet LP, Brightling C, Chanez P, Dahlen SE, Djukanovic R, Frey U, Gaga M, Gibson P, Hamid Q, Jajour NN, Mauad T, Sorkness RL, Teague WG. International ERS/ATS guidelines on definition, evaluation and treatment of severe asthma. Eur Respir J. Febrero del 2014;43(2): págs. 343-73. 

Acerca del Asma grave

Aproximadamente entre el 5 % y el 10 % de las personas con asma tienen asma grave. A pesar de acudir a varios tratamientos, su asma no está controlada. Si usted tiene asma grave, es posible que experimente más: 

  • Síntomas diurnos y nocturnos 
  • Ataques o crisis asmáticas 
  • Visitas al hospital 
  • Daños graves en los pulmones 

Cómo identificar el Asma grave

Estudios recientes han identificado cuatro marcadores moleculares de las vías inflamatorias tipo 2 que muestran cómo reaccionan las células específicas y cómo puede potenciar una mayor inflamación. La identificación de estos marcadores moleculares puede ayudar a su profesional de salud a determinar el mejor tratamiento para su asma grave.  

Los marcadores moleculares en su cuerpo varían según el tipo de asma que usted tenga. Un incremento en estos biomarcadores se relaciona con más crisis asmáticas y con un asma no controlada:  

  • Inmunoglobulina E (IgE):  la IgE se encuentra normalmente en pequeñas cantidades en el cuerpo, sin embargo, a veces aumenta significativamente cuando hay exposición a alérgenos que desencadenan una reacción en el organismo. La IgE también puede estimular a otras células de modo que aumenten la inflamación  
  • Interleucina-4 (IL-4) y la activación de su receptor (IL-4Rɑ) cumplen tres funciones: señala a otras células para comenzar la producción de sustancias inflamatorias Envía eosinófilos (glóbulos blancos que ocasionan inflamación en altas cantidades) a diferentes partes del cuerpo, incluyendo los pulmones. También hace que el músculo liso alrededor de las vías respiratorias se contraiga.  
  • Interleucina-5 (IL-5) y la activación de su receptor (IL-5Rɑ): activa a los eosinófilos y los dirige a circular hacia los sitios de inflamación.  
  • Linfopoyetina estromal tímica (TSLP): la TSLP activa a diferentes células que estimulan una respuesta alérgica en los pulmones e incrementa los niveles de eosinófilos y aumenta la contracción del músculo liso. 

Vías inflamatorias tipo 2

Medical illustration of allergens and airway response


Inflamación del Asma ocasionada por alérgenos 

Medical illustration showing Eosinophilic response to asthma triggers


Inflamación eosinofílica del Asma  

Síntomas y desencadenantes

El Asma es una enfermedad que involucra dos reacciones corporales: inflamación y contracción de las vías respiratorias. Estos dos factores hacen que sus vías respiratorias sean sensibles al ambiente. 

Es posible que no usted no presente síntomas durante años si utiliza medicamentos y limita su exposición a los desencadenantes. Los síntomas más comunes del asma son: 

Desencadenantes comunes del Asma

Se considera desencadenante del asma todo lo que provoque que las vías respiratorias se inflamen, hinchen o contraigan. Reducir la exposición a los desencadenantes del asma es el primer paso importante para mantener las vías respiratorias abiertas y controlar el asma. 

Polvo doméstico

El polvo doméstico contiene ácaros (insectos diminutos que no se ven a simple vista) y una combinación de tierra y alérgenos provenientes del moho, la caspa animal, los insectos o las plagas. Respirar partículas de polvo puede irritar las vías respiratorias inflamadas y desencadenar reacciones alérgicas. No se puede evitar que se forme el polvo doméstico, por lo que es importante mantener limpia su casa. 

Mohos

Los mohos se desarrollan con la humedad, y viven tanto en los interiores como en los exteriores. Controle el moho en el interior de su casa reduciendo la humedad del inmueble. 

Cucarachas

Las cucarachas dejan excrementos que contienen potentes alérgenos. Las alergias a las cucarachas son una preocupación importante para las personas que viven en grandes ciudades. Si vive en un edificio donde hay cucarachas, mantenga limpia su casa y almacene su comida en recipientes herméticos. 

Roedores

Los ratones y las ratas están relacionados con un aumento en los síntomas del asma. Para reducir la exposición a los roedores, utilice trampas o contrate servicios de control de plagas para que fumiguen profesionalmente su casa. 

Fumar 

El consumo de cigarrillos, pipas, puros y cigarrillos electrónicos (vapeo) tiene un efecto grave sobre el asma. Los niños que viven en hogares con adultos que fuman tienen una probabilidad mucho mayor de presentar problemas de asma e infecciones de oídos. 

Si usted o alguien en su familia tiene asma, la mejor solución es no fumar. Nunca permita que alguien fume en su casa, en su carro o cerca de personas con asma. 

Clima

Las condiciones climáticas pueden afectar las vías respiratorias de las personas con asma. Esto sucede usualmente cuando la temperatura es muy alta y húmeda o muy baja y seca. Evite las actividades al aire libre cuando el clima sea muy caluroso, muy frío o muy húmedo. 

Infecciones

Los virus respiratorios y las sinusitis pueden empeorar el asma. Las infecciones virales, como el resfriado o la gripe, son los desencadenantes más comunes en niños pequeños. Pueden ser igual de peligrosos para los adultos. Pasos por seguir:  

  • Vacúnese contra la gripe todos los años. Pregúntele a su profesional de salud si debería vacunarse contra la neumonía. 
  • Lávese las manos con frecuencia. 
  • Acuda a su profesional de salud para recibir tratamiento inmediato si sospecha que tiene una infección. 

Desencadenantes en ambientes exteriores

El polen de los árboles, las hierbas y malezas, así como los mohos del exterior, son desencadenantes comunes del asma. La mala calidad del aire por la contaminación del aire, el humo, los gases de escape de los carros y los productos químicos también pueden desencadenar el asma. Para prevenir la exposición, mantenga cerradas las puertas y ventanas de su casa, y evite realizar actividades al aire libre cuando los niveles de polen o de ozono estén elevados.

Alergias a alimentos y medicamentos

Evite ingerir alimentos que contengan conservantes llamados sulfitos. Los sulfitos se encuentran en la cerveza, el vino, los camarones y las papas procesadas. Algunos medicamentos también pueden ocasionar problemas, en especial la aspirina y los betabloqueadores. Hable con su profesional de salud o con su farmaceuta sobre todos los medicamentos con receta y de venta libre que usted toma, incluyendo vitaminas y suplementos herbales. 

Estrés y emociones

Puede sorprenderle saber que el estrés y las emociones fuertes son desencadenantes comunes del asma. Algunas personas notan que la risa o el llanto pueden desencadenar los síntomas. Estudios también indican que el estrés, en especial el estrés a largo plazo o crónico puede aumentar la inflamación. Tome medidas para reducir el estrés siempre que sea posible: 

  • Utilice técnicas para el manejo del estrés, como respiraciones profundas, meditación y yoga. 
  • Desarrolle un programa de ejercicio regular y hábitos saludables de alimentación. 
  • La interacción social sana reduce el estrés, por lo que es aconsejable pasar tiempo con amigos y familiares. 

Animales

Todos los animales de sangre caliente producen caspa (desprendimiento de piel, pelo y plumas), orina, saliva y excrementos. Todo este material contiene alérgenos que pueden desencadenar síntomas de alergia y asma. 

Procure no tener mascotas peludas en su casa. Si tiene una mascota, manténgala fuera de su habitación y alejada de los muebles tapizados. 

Ejercicio

El ejercicio es importante, pero puede desencadenar síntomas de asma en algunas personas. Trabaje con su profesional de salud para desarrollar un programa de ejercicio seguro y saludable. 

Olores fuertes

Los olores fuertes provenientes de pinturas, aerosoles, productos de limpieza, productos químicos de jardinería, velas aromatizadas, perfumes, lociones, aerosoles para el cabello, así como de desodorantes, pueden desencadenar problemas de asma. Evite estos olores siempre que sea posible. 

Reflujo y acidez estomacal

La acidez estomacal o enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) provoca una sensación de ardor en el pecho. El reflujo puede desencadenar el asma y dificultar su control. Para reducir el reflujo o la acidez estomacal: 

  • Evite ciertos alimentos, el alcohol o el tabaco. 
  • Pierda peso. 
  • Duerma con su cabeza ligeramente elevada. 
  • No coma o beba 3 horas antes de acostarse a dormir. 
  • Pregúntele a su profesional de salud acerca de medicamentos que controlen el ácido estomacal. 

Enfermedades que pueden afectar al Asma

A veces, otras enfermedades pueden confundirse con el asma o desencadenarla. Pregúntele a su profesional de salud si tiene alguna afección que contribuya o que pueda desencadenar el asma. 

Otras enfermedades pulmonares, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tienen síntomas similares a los del asma. Esta similitud puede hacer más difícil diagnosticar el asma. Otras enfermedades contribuyen a la constricción de las vías respiratorias, lo que puede empeorar el asma. 

  • Fiebre del heno (rinitis alérgica) 
  • Sinusitis 
  • Obesidad 
  • Disfunción de las cuerdas vocales 

Desencadenantes del Asma 

Encuentre la información que necesita sobre los desencadenantes relacionados con la calidad del aire y el asma.  

Descargar el PDF »

Viviendo bien con Asma

Nuestra guía de educación para el paciente tiene más información sobre el diagnóstico del asma, sus tratamientos y mucho más. 

Descargar el PDF »

Diagnóstico 

Debe acudir a un especialista en asma para obtener un diagnóstico preciso. Para determinar si tiene asma, su profesional de salud realizará estas pruebas: 

  • Examen físico y antecedentes de salud: su profesional de salud le realizará un examen físico y le preguntará sobre sus antecedentes de salud y los de su familia (antecedentes familiares). 
  • Espirometría: esta es una prueba de la función pulmonar para medir la cantidad de aire que puede inhalar y exhalar de los pulmones y la rapidez con la que puede hacerlo. Se le pedirá que sople en la boquilla de un dispositivo portátil (llamado espirómetro) tan rápido y fuerte como pueda varias veces. 
  • Prueba de provocación con metacolina: durante esta prueba usted estará expuesto a dosis pequeñas e incrementales de un medicamento llamado metacolina, que hace que sus vías respiratorias se estrechen. Cuando sus vías respiratorias se estrechen en un 20 % en comparación con su lectura inicial, la prueba terminará y se le administrará un medicamento para volver a abrir sus vías respiratorias. 
  • Pruebas de alergia: estas pruebas pueden ayudar a su profesional de salud a descubrir qué alérgenos son los que desencadenan su asma. 
  • Prueba de óxido nítrico exhalado (FeNO): esta prueba ayuda a su profesional de salud a determinar el grado de inflamación que tiene en las vías respiratorias. 
  • Prueba de eosinófilos: esta prueba de sangre simple determina el recuento de células eosinófilas en su sangre.

Examen del Asma con fenotipos

Hasta hace poco, se creía que el asma era experimentada por todas las personas de la misma manera. Hoy en día, la ciencia ha mostrado que las personas reaccionan de manera muy diferente a los desencadenantes del asma. Al identificar las reacciones físicas particulares en sus células, el tratamiento puede adaptarse a sus cambios biológicos específicos. 

En la actualidad, el asma se examina a través de fenotipos, que son rasgos o características distintivas como resultado de la manera en que sus genes interactúan con el ambiente. 

Un sistema de clasificación agrupa el asma con base en respuestas clínicas, genéticas y ambientales llamadas biomarcadores. La ventaja de usar este sistema es que puede ayudar a predecir cómo responderá su cuerpo a tratamientos específicos. Los principales fenotipos asociados con el asma se basan en el tipo de inflamación que la provoca. 

Inflamación tipo 2 

Incluye a todas las formas de asma que se originan por un tipo de inflamación específica. Las causas más comunes son el asma alérgica y el asma eosinofílica. 

  • El asma alérgica a menudo comienza en la infancia y es ocasionada por reacciones alérgicas a desencadenantes como ácaros del polvo, mascotas, pólenes, mohos, cucarachas y roedores. También puede ser ocasionada por enfermedades alérgicas, como la rinitis alérgica y la dermatitis atópica. 
  • El asma eosinofílica (e-asthma) ocurre debido a un incremento anormal en los eosinófilos en la sangre. Los eosinófilos son glóbulos blancos que naturalmente promueven la inflamación para combatir enfermedades. Una cantidad elevada de eosinófilos aumenta la inflamación en las vías respiratorias. 


El tratamiento para la inflamación tipo 2 se basa en las pruebas de biomarcadores. Los biomarcadores son señales biológicas, fisiológicas y moleculares que indican lo que está sucediendo en las células del cuerpo. Las pruebas de biomarcadores muestran con exactitud cómo reacciona su cuerpo a los desencadenantes de la inflamación, y pueden ayudar a su profesional de salud a recomendar terapias personalizadas para tratar su respuesta física. 

Inflamación no tipo 2 

Incluye todos los tipos de asma no ocasionados por inflamación eosinofílica o alérgica. El asma no alérgica, que puede ser desencadenada por una calidad deficiente del aire exterior, los conservantes de los alimentos, fumar, el estrés, las emociones fuertes, el humo y la obesidad. El asma no alérgica a menudo inicia en la edad adulta. 

El tratamiento de la inflamación no tipo 2 se basa en cambios del estilo de vida y de la conducta, como permanecer en el interior del hogar cuando la calidad del aire exterior es deficiente o como perder peso, si lo recomienda el médico.  En circunstancias especiales, algunos tipos de antibióticos (macrólidos) pueden ser utilizados para tratar este tipo de asma.  

Cuándo acudir a un profesional de salud para tratar el Asma

Contacte a su profesional de salud si experimenta: 

  • Dificultad para respirar, tos o sibilancias que afectan las actividades de la vida diaria 
  • Síntomas diurnos del asma dos o más días a la semana 
  • Dificultad para respirar que no se alivia con un inhalador de rescate 
  • Síntomas que le hacen faltar a la escuela o al trabajo 
  • Síntomas que requieren visitas al servicio de urgencias 
  • Efectos secundarios por el medicamento 
  • Infecciones orales, como las aftas 

Tratamiento 

Existen muchos medicamentos que se emplean para tratar el asma. Algunos se centran en la reducción de la inflamación, otros buscan relajar los músculos que rodean las vías respiratorias, mientras que otros ayudan a reducir la producción de mucosidad. Lo más importante que debe recordar sobre los medicamentos para el asma es que funcionan solo si usted los toma tal como fueron recetados. 

La mayoría de los medicamentos usados para tratar adultos y niños mayores con asma también pueden usarse en niños más pequeños. Los padres necesitan trabajar de cerca con sus profesionales de salud para mantener bien controlada el asma de sus hijos a medida que sus cuerpos cambian y crecen. 

Tratamientos para el asma

Los tratamientos para el asma están dirigidos contra la inflamación o el broncoespasmo: 

  • La inflamación hace que el revestimiento de las vías respiratorias se inflame y engruese. Esto estrecha el espacio disponible para el paso del aire. El objetivo de los medicamentos (normalmente fármacos antiinflamatorios) y del tratamiento es reducir o eliminar la inflamación subyacente. 
  • El broncoespasmo es la contracción de los músculos que rodean la parte externa de las vías respiratorias. Esto estrecha también el espacio disponible para el paso del aire. El objetivo de los medicamentos (normalmente broncodilatadores) y del tratamiento es prevenir la contracción muscular o hacer que los músculos se relajen para que las vías respiratorias puedan abrirse. 
Vias respiratorias con asma


Algunos de los medicamentos recetados para adultos y niños incluyen los siguientes tratamientos: 

Inhaladores

Los inhaladores representan el tipo más común de medicamento contra el asma. Los dos tipos de inhaladores son: 

Inhaladores de rescate

Conocidos también como inhaladores de alivio rápido, proporcionan un alivio rápido y de corta duración al momento de una crisis (un ataque de asma). Esta forma de tratamiento contiene un medicamento (llamado broncodilatador) que expande rápidamente sus vías respiratorias. Funciona al relajar los músculos externos de las vías respiratorias para prevenir la contracción que estrecha a dichas vías y limita el flujo del aire. 

Algunos ejemplos de inhaladores de rescate son: 

  • Albuterol (ProAir® HFA, ProAir® Respiclick, Proventil® HFA, Ventolin® HFA) 
  • Levalbuterol (Xopenex HFA®)

Inhaladores de control 

Conocidos también como inhaladores de control de duración prolongada, de mantenimiento o de prevención, esta forma de medicamento suele contener un esteroide que reduce la inflamación. El uso diario de un inhalador de control, incluso cuando se sienta bien, es importante para prevenir que el asma empeore. Si su asma es leve, puede usar este tipo de inhalador solo cuando tenga síntomas. 

Algunos ejemplos de inhaladores de control con esteroides son: 

  • Budesonida (Pulmicort Flexhaler®
  • Dipropionato de beclometasona (Qvar RediHaler® HFA) 
  • Fluticasona furoato (Arnuity®, Ellipta®
  • Fluticasona propionato (Flovent Diskus o HFA) 
  • Mometasona furoato (Asmanex® HFA o Twisthaler®
  • Ciclesonida (Alvesco®

Broncodilatador de acción prolongada

Otro tipo de medicamento de control incluye un agonista beta de acción prolongada (LABA, por sus siglas en inglés), que funciona relajando los músculos de manera más prolongada a lo largo del tiempo. Este tipo de medicamento siempre debe usarse en combinación con corticosteroides en el inhalador. 

Algunos ejemplos de corticosteroides inhalados (ICS, por sus siglas en inglés) y LABA son: 

  • Advair Diskus® o HFA 
  • Breo® Ellipta® 
  • Dulera® 
  • Symbicort® 
  • Wixela™ 
  • AirDuo RespiClick® 

Inhaladores de terapia única de mantenimiento y alivio (SMART, por sus siglas en inglés)

Algunos medicamentos actúan como un inhalador de rescate (porque son de acción rápida) y como un inhalador de control (porque son de larga duración). Algunos ejemplos son: 

  • Budesonida y formoterol fumarato dihidrato (Symbicort® HFA) 
  • Mometasona furoato y formoterol fumarato dihidrato (Dulera®

Otras opciones de medicamentos

Cuando su asma no se logra controlar con inhaladores de rescate o de control, es posible que usted necesite otros medicamentos. 

Antagonistas muscarínicos de acción prolongada (LAMA, por sus siglas en inglés) 

Estos medicamentos reducen la mucosidad y expanden las vías respiratorias. Esto permite que circule más aire. Por ejemplo: 

  • Tiotropium (Spiriva®

Un ICS, un LABA y un LAMA se pueden combinar en un solo inhalador. Por ejemplo: 

  • Fluticasone, vilanterol, umeclidinium (Trelegy®

Corticosteroides orales 

Los corticosteroides orales son una clase de medicamento antiinflamatorio que reduce la inflamación y la mucosidad en el interior de las vías respiratorias. Este medicamento se usa para las crisis asmáticas y para el asma grave. 

Modificadores de leucotrienos 

Los leucotrienos son sustancias químicas que ocasionan inflamación y exceso de producción de mucosidad en los pulmones. El cuerpo libera leucotrienos cuando entra en contacto con un desencadenante alérgico. Los modificadores de leucotrienos son medicamentos que reducen el número de leucotrienos que el cuerpo libera. Esto impide que ocasionen una mayor inflamación y un aumento de la mucosidad. 

Productos biológicos

Los productos biológicos llevan el tratamiento del asma a un nuevo nivel. Su objetivo es una célula o una proteína específica en el cuerpo para prevenir la inflamación de las vías respiratorias. Los productos biológicos se administran mediante una inyección o una infusión intravenosa cada 2 a 4 semanas. Su profesional de salud puede recomendarle un producto biológico si: 

  • Su asma no logra controlarse con los inhaladores convencionales 
  • Tiene crisis asmáticas frecuentes 
  • Usa con frecuencia esteroides orales 

Hay seis biológicos disponibles para el tratamiento del asma: 

  • Benralizumab (Fasenra®
  • Dupilumab (Dupixent®
  • Mepolizumab (Nucala®
  • Omalizumab (Xolair®
  • Reslizumab (Cinqair®
  • Tezepelumab (Tezpire®

Cómo tomar sus medicamentos para el Asma

La mayoría de los medicamentos para el asma están disponibles en forma de aerosoles o polvos que se administran a través de un inhalador. Cuando inhala el medicamento, este llega hasta las vías respiratorias de los pulmones, en el área donde se requiere. 

El tipo de inhalador para el asma más conocido es el inhalador de dosis medida (IDM). Este dispositivo presurizado libera el medicamento en una fina pulverización para que usted lo inhale. Los niños pequeños y otras personas también pueden usar un nebulizador para el suministro del medicamento. Este dispositivo convierte el medicamento líquido en un aerosol que se puede inhalar lentamente durante 10 o 15 minutos. 

Pídale a su profesional de salud o farmaceuta que le enseñe cómo usar su inhalador. Lea también las instrucciones que se incluyen con el inhalador y siga con cuidado las instrucciones de preparación y limpieza. 

Uso de un inhalador de dosis medida

Cada marca de IDM funciona y necesita un mantenimiento diferente. Consulte la hoja de información para el paciente que se incluye con su inhalador para obtener más detalles. 

Preparación y conteo de dosis

Cuando un IDM es nuevo o no se ha utilizado durante un tiempo, es posible que los ingredientes se separen. Preparación (liberación de una o más pulverizaciones hacia el aire antes de usarlo como tratamiento) ayuda a garantizar que la dosis que inhala tiene la cantidad correcta del medicamento. 

Incluso si la inhalación ha sido perfectamente sincronizada, no funcionará si no queda medicamento en el inhalador. Debe contar cada dosis y cada pulverización de preparación. Si lleva la cuenta, sabrá cuándo debe reemplazar su inhalador. Muchos IDM incluyen ahora medidores de dosis para facilitar el seguimiento de la cantidad del inhalador que ha utilizado. 

Cómo inhalar correctamente

Debe inhalar el aerosol lo suficientemente rápido como para impedir que caiga en su lengua o en el interior de la mejilla, pero lo suficientemente lento como para que llegue a lo más profundo de los pulmones. 

Muchas personas, en especial los niños, tienen problemas al inhalar desde un IDM. Una solución común es una cámara de retención con válvula (VHC, por sus siglas en inglés) o espaciador. Estos dispositivos son fáciles de usar y mejoran el suministro del medicamento hasta las vías respiratorias inferiores. También disminuyen dos efectos secundarios comunes del suministro del medicamento: las aftas (candidiasis) y la ronquera (disfonía). 

  • VHC: un VHC se acopla al MDI y tiene una válvula unidireccional que permite que usted atomice el medicamento en la cámara y lo inhale, cuando esté listo o en varias respiraciones. 
  • Espaciador: un espaciador es un tubo abierto que se coloca en la boquilla del IDM. Este aumenta la distancia entre el IDM y la boca del paciente a la vez que dirige el medicamento hacia la cámara. Los pacientes deben seguir coordinando la respiración con la liberación del aerosol desde el inhalador. 

Instrucciones para el uso de inhaladores

Siga estas instrucciones para ayudarle a entender cómo utilizar su inhalador:   

IDM sin cámara de retención

Formato (PDF)

IDM con cámara de retención

Formato (PDF)

IDM con cámara de retención y máscara

Formato (PDF)

Inhalador de polvo seco

Formato (PDF)

Guías relacionadas con los inhaladores específicos

Encuentre las instrucciones paso a paso sobre cómo utilizar prácticamente cualquier inhalador disponible en el mercado. 


Viviendo bien con Asma

Nuestra guía educativa para el paciente tiene más información sobre el diagnóstico del asma, sus tratamientos y mucho más. 

Descargar el PDF »

Cómo controlar el Asma

El asma tiende a cambiar considerablemente con el tiempo, con síntomas que aparecen y desaparecen. Esto puede dar lugar a cambios en la gravedad del asma.

Para manejar los síntomas, usted necesitará trabajar con su profesional de salud. Esto implica mantener citas regulares, incluso cuando se sienta bien. Las citas de control le ayudan a mantener bajo control su asma y a identificar los problemas a tiempo. Tener un equipo de personal de la salud que ya lo conozca también hace más fácil mantener planes de tratamiento efectivos y enfrentar las emergencias.

Su plan de acción para el control del Asma

Una parte importante del manejo de su asma es un plan de acción por escrito. Su profesional de salud trabajará con usted para crear un plan de acción para el control del asma que le indique: 

  • Qué medicamentos tomar y cuándo tomarlos 
  • Lo que debe hacer para prevenir los síntomas y tratar las crisis 

Su plan de acción para el control del asma describe el tratamiento de acuerdo con zonas de color: 

  • Zona verde: significa que su asma está controlada 
  • Zona amarilla: significa que su asma está empeorando 
  • Zona roja: significa que necesita atención médica inmediata 

El control de su asma puede parecer un esfuerzo enorme al comienzo, pero convertir estos pasos en hábitos diarios ahora pueden ayudarle a vivir una vida normal. Recuerde: 

  • Tomar acciones para controlar o evitar sus desencadenantes individuales del asma. 
  • Llevar un registro diario de sus síntomas de asma para compartirlo con su profesional de salud. 
  • Tomar sus medicamentos de control de duración prolongada diariamente o según lo prescrito. 
  • Llevar siempre con usted su medicamento de alivio rápido. 

Plan de acción para el control del Asma

Para su próxima cita, lleve este plan de acción para el control del asma (disponible para que lo pueda completar con su información).  

Descargar el PDF »

Preguntas que puede hacer a su profesional de salud

Plan de acción para el control del Asma

  • ¿Qué es un plan de acción para el control del asma? 
  • ¿Cómo sé si mi asma está controlada? 
  • ¿Cómo se usa un medidor de flujo máximo? ¿Cuáles son mis mediciones en la zona verde, amarilla y roja? 

Resfriados y alergias

  • Cuando me resfrío, ¿siempre empeorará mi asma? 
  • ¿Qué puedo hacer para mantener mi asma controlada si tengo alergias? 

Inhaladores

  • ¿Cuál es la diferencia entre un inhalador de control y un inhalador de rescate? 
  • ¿Tengo que usar mi inhalador de control todos los días, aunque mi asma esté controlada? 
  • ¿Cuál es la diferencia entre un espaciador y una cámara de retención? 
  • ¿Cómo funcionan con mis inhaladores? 
  • ¿Qué cuidados bucales debo tener al usar mis inhaladores de control? 
  • ¿Cuál es la diferencia entre los inhaladores de hidrofluoroalcano (HFA), los inhaladores de dosis medida y los inhaladores de polvo seco? 
  • ¿Cuántas veces puedo usar mi inhalador o nebulizador de rescate en un período de 24 horas? 
  • ¿El uso de un inhalador de control que contenga esteroides afectará mi glaucoma? 
  • ¿El uso de un inhalador de control que contenga esteroides afectará mi presión arterial o frecuencia cardíaca? 
  • ¿Tengo que preparar o agitar mi inhalador con cada uso? 
  • ¿Cuándo debo usar mi inhalador de rescate? 

Salud

  • ¿Puedo superar el asma con el pasar de los años? 
  • ¿Puedo hacer ejercicio o practicar algún deporte si tengo asma? 
  • ¿Cómo afecta a mi asma el tabaquismo o el humo de segunda mano? 
  • ¿Con qué frecuencia debo vacunarme contra la neumonía y la gripe? 
  • ¿Puedo heredarles el asma a mis hijos? 

Cuándo acudir a un especialista en Asma

Es posible que necesite acudir a un especialista (un alergólogo o neumólogo) si continúa presentando síntomas que alteran su sueño o sus actividades diarias, incluso luego de seguir su plan de control. Las guías sobre el asma de los Institutos Nacionales de Salud recomiendan acudir a un especialista si usted: 

  • Ha tenido un episodio de asma que ha puesto en peligro su vida 
  • No está respondiendo al tratamiento luego de 2 a 4 semanas 
  • Tiene síntomas de asma persistentes, limitación de su actividad física y crisis asmáticas frecuentes 
  • Necesita corticoesteroides inhalados en altas dosis de manera continua o más de dos tratamientos de corticosteroides orales en 1 año 
  • Necesita pruebas adicionales, como pruebas de alergia, pruebas de respiración con espirometría completa, rinoscopia o broncoscopia 
  • Es considerado como candidato a inmunoterapia 
  • Tiene afecciones que complican su asma, como fiebre del heno grave, sinusitis, ERGE o problemas respiratorios relacionados con el ejercicio 
  • Necesita más información sobre las complicaciones de la terapia o cómo evitar alérgenos en el hogar, la escuela o el trabajo 

Cómo afrontar un ataque de Asma

Conozca los signos de peligro de un ataque de asma grave: 

  • Dificultad para respirar (jadear) 
  • Dificultad para hablar correctamente (no puede hablar en oraciones completas) 
  • Dificultad para caminar 
  • Coloración azul de labios o uñas 

Si experimenta estos signos de peligro, está experimentando un ataque de asma grave. ¡Acuda al servicio de urgencias o llame de inmediato al 911! 


Signos de ataques de Asma de menor gravedad: 

  • Tos, estornudos, comezón en la garganta 
  • Opresión en el pecho, sibilancias 
  • Dificultad para respirar 
  • Despertarse durante la noche 
  • Ritmo cardiaco acelerado 

Cuando sienta la proximidad de un ataque de asma, siga estos tres pasos: 

  • Aléjese del desencadenante que haya iniciado su ataque. 
  • Tome su medicamento de alivio rápido tan pronto como note los síntomas y luego siga su plan de acción para el control del asma, el cual puede sugerirle también tomar su medicamento de control. 
  • Si aun así tiene sibilancias y dificultad para respirar, contacte a su profesional de salud o solicite ayuda de emergencia. 

Mujeres con Asma

El asma es particularmente desafiante para las mujeres. En comparación con los hombres, las mujeres son más propensas a padecer asma, con mayor gravedad y peores resultados. Se cree que las hormonas femeninas son el principal factor que contribuye al aumento de las tasas de asma en las mujeres. 

Diferencias en el Asma para las mujeres
  • Las mujeres adultas tienen más probabilidad de padecer asma en comparación con los hombres adultos: el 9.8 % de las mujeres en los Estados Unidos tienen asma, en comparación con el 6.1 % de los hombres. 
  • Las mujeres adultas acuden al médico por causa del asma con el doble de frecuencia anual en comparación con los hombres, y acuden al servicio de urgencias por problemas de asma más a menudo que los hombres. 
  • Las mujeres tienen más probabilidad que los hombres de presentar asma no controlada. 
  • Las mujeres tienen más probabilidad que los hombres de ser hospitalizadas por asma. 
  • Las mujeres tienen una mayor tasa de mortalidad que los hombres a causa del asma. 

Parte del problema es que la biología femenina hace que la respiración sea más difícil (tanto normalmente como a todas las edades) en comparación con la biología masculina. Las mujeres tienen pulmones, vías respiratorias y músculos respiratorios más pequeños. También tienen cajas torácicas más pequeñas, lo que limita la cantidad de aire que puede entrar a los pulmones, además de músculos de la pared torácica de menor tamaño. Estas diferencias afectan al flujo de aire, al volumen pulmonar y a la cantidad de esfuerzo requerida para respirar. 

Factores de riesgo 

Aunque los factores de riesgo para las mujeres son los mismos que para los hombres, en ellas se presentan con más frecuencia tres factores de riesgo para el asma. 

Obesidad 

El sobrepeso aumenta la probabilidad de padecer asma tanto en hombres como en mujeres, pero puede hacer que el control sea particularmente difícil en las mujeres. 

Desencadenantes ambientales 

La mala calidad del aire en el hogar o en el lugar de trabajo, particularmente en las ciudades, aumenta la probabilidad de que las mujeres desarrollen asma. 

Fumar 

El humo del tabaco, el humo de segunda mano y el vapeo contribuyen a una mayor incidencia de asma en las mujeres. 

Las niñas y el Asma

Antes de los 18 años, los niños tienen más probabilidad de padecer asma que las niñas. De hecho, los niños tienen el doble de probabilidad de ser hospitalizados por una exacerbación del asma en comparación con las niñas. No obstante, a medida que inicia la pubertad y entran en juego las hormonas masculinas y femeninas, estas cifras cambian: el asma tiende a afectar más a las mujeres que a los hombres. 

Es probable que esta diferencia se relacione con las hormonas masculinas y femeninas. A medida que los niños alcanzan la pubertad, la testosterona aumenta lo que reduce las reacciones del asma que dan lugar a la inflamación y producción de mucosidad en los pulmones. Por el contrario, se ha demostrado que el estrógeno y la progesterona (las principales hormonas femeninas) aumentan la inflamación de las vías respiratorias, lo que da lugar a más síntomas de asma. 

No son las hormonas femeninas en sí mismas las que desencadenan los síntomas del asma, es la fluctuación (las altas y bajas) de estas hormonas lo que afecta al asma en momentos clave de la vida de una mujer: pubertad, menstruación, embarazo y perimenopausia. 

La menstruación y el Asma

Cerca de la mitad de las mujeres que tienen asma presentan una agudización de los síntomas justo antes (de 4 a 5 días) y durante su menstruación. Esto se debe a que los niveles de estrógeno y progesterona disminuyen a sus valores más bajos en el ciclo reproductivo durante la última semana antes de la menstruación.  

La disminución en las hormonas femeninas ocasiona un estrechamiento de las vías respiratorias o afecta a las células del sistema inmunitario, lo que puede ocasionar un ataque de asma. Esto se conoce como asma premenstrual. La mayoría de las hospitalizaciones por asma en mujeres suceden en los días previos al comienzo de su menstruación. 

Para la mayor parte de las mujeres con asma puede ser útil prestar mucha atención a sus desencadenantes antes de la menstruación para evitar aumento de los síntomas. En mujeres que experimentan síntomas graves de asma cuando se acerca su menstruación, se puede recomendar la terapia hormonal administrada en forma de píldoras anticonceptivas, parches o inyecciones. 

El embarazo y el Asma

Es muy importante controlar el asma si usted está embarazada. El desarrollo de un bebé sano depende del oxígeno suministrado al feto desde la circulación sanguínea de la madre. Esto significa que las mujeres con asma que están embarazadas deben mantener abiertas sus vías respiratorias y su respiración despejada para garantizar que el feto obtenga abundante oxígeno. Afortunadamente, el asma afecta solo del 4 % al 8 % de las mujeres embarazadas. 

El asma en las mujeres embarazadas es impredecible. En aproximadamente una tercera parte de este grupo, los síntomas del asma empeoran. En otra tercera parte los síntomas del asma permanecen iguales. Asimismo, en otra tercera parte de este grupo, los síntomas del asma mejoran. Casi la mitad de las mujeres con asma embarazadas presentan un ataque de asma durante su embarazo. Si el control del asma empeora durante el embarazo, los síntomas tienden a aumentar durante las semanas 24 a la 34. 

El asma mal controlada durante el embarazo conlleva riesgos. Las madres con asma no controlada tienen más posibilidades de desarrollar complicaciones, que incluyen: 

  • Preeclampsia (presión arterial peligrosamente alta) 
  • Presión arterial alta 
  • Mayor índice de cesáreas 
  • Parto pretérmino o prematuro 
  • Bajo peso del bebé al nacer 
  • Sangrado durante el embarazo 
  • Sangrado después del parto 
  • Anemia 
  • Coágulos sanguíneos en los pulmones 

Mantener controlada el asma durante el embarazo requiere un seguimiento cuidadoso. Asegúrese de que su obstetra esté informado sobre su asma y de que su especialista en asma conozca lo antes posible de su embarazo. La mayoría de los medicamentos para el asma son seguros durante el embarazo. Reúnase con su especialista en asma para revisar sus medicamentos y el plan de acción para el control del asma en su embarazo. 

También será necesario que tenga a mano sus medicamentos durante el trabajo de parto y el parto. Cerca del 10 % de las mujeres con asma presentan síntomas durante el trabajo de parto, pero un ataque de asma es muy poco frecuente. 

Por lo general, las mujeres que experimentan cambios en su asma durante el embarazo (agudización o mejoría) regresan a sus niveles de asma pregestacionales durante los 3 meses posteriores al parto. Es seguro utilizar tanto los inhaladores de control como los de alivio rápido durante la lactancia materna. 

Perimenopausia o menopausia y Asma

La transición a la menopausia (llamada perimenopausia) comienza alrededor de los 45 años. Durante este período, las mujeres experimentan cambios en la duración, frecuencia y gravedad de sus menstruaciones. Debido a las fluctuaciones en los niveles de estrógeno y progesterona, las mujeres con asma a menudo experimentan un incremento en los síntomas del asma y su gravedad. Las variaciones en los niveles de las hormonas femeninas pueden desencadenar inflamación en los pulmones. La buena noticia es que, una vez que se produce la menopausia, la reducción en los niveles de hormonas femeninas lleva casi siempre a una disminución en los síntomas del asma, con menor gravedad de los mismos. 

Tomar terapia de reemplazo hormonal (TRH) para reducir los síntomas de la menopausia trae diversos resultados en las mujeres. Si tiene antecedentes de asma y comienza la TRH en la etapa de la menopausia, es posible que aun así experimente una reducción en su asma. Sin embargo, algunas mujeres que no han tenido asma y comienzan a tomar TRH cuando alcanzan la menopausia pueden desarrollar asma nueva en comparación con las mujeres que no toman TRH, y su asma muchas veces es más grave y difícil de tratar. Converse con su médico antes de iniciar la TRH para determinar si este tratamiento será beneficioso para usted. 

Las mujeres de edad avanzada y el Asma 

Muchas mujeres experimentan síntomas de asma por primera vez a partir de los 50 años. El asma tiende a ser más grave en mujeres mayores de 65 años, y tienen tasas de mortalidad mayores a las de la población general. Las mujeres en este grupo de edad también tienen el doble de probabilidad que los hombres de acudir al servicio de urgencias, y tienen la tasa de hospitalización más alta por asma en todos los grupos. 

Las mujeres de edad avanzada tienen riesgo de presentar efectos negativos por corticosteroides inhalados (ICS). Los ICS pueden contribuir a reducir la densidad ósea y aumentan el riesgo de fracturas. Las mujeres de edad avanzada también tienen una tasa de obesidad más alta (42.3 %) en comparación con la población general (35.7 %). El asma se presenta con más frecuencia en mujeres con obesidad en comparación con las mujeres que no tienen esa condición. 

La depresión puede representar un desafío en las mujeres de edad avanzada con asma. La depresión puede contribuir al empeoramiento del control del asma, a una menor calidad de vida y a una menor adherencia a tomar medicamentos de control. 

La mejor prevención es cumplir con su plan de acción para el control del asma y acudir con regularidad a su profesional de salud a fin de evitar que los síntomas empeoren. 

Entender cómo se trata el asma y cómo vivir bien con esta afección mejorará su calidad de vida. Utilice los recursos de CHEST Foundation para aprender más sobre el asma. 


Viviendo bien con Asma 

Nuestra guía educativa para el paciente tiene más información sobre el diagnóstico del asma, sus tratamientos y mucho más. 

Descargar el PDF »

Recursos

Utilice esta información para obtener respuestas y apoyo. 

Grupos de apoyo y educación sobre el Asma

Busque grupos locales de apoyo del asma en su área o grupos de apoyo en línea. También puede preguntarle a su profesional de salud por los grupos de apoyo en su área. Su compañía aseguradora también puede tener personal capacitado sobre el asma que proporcionan educación y recursos. 

Asthma Severity Assessment Tool

¿Necesita un especialista en Asma? 

Utilice esta lista de verificación para determinarlo. 

Herramienta de evaluación del asma »

Diario del Asma 

Este diario del asma le ayudará a mantener un registro de sus medicamentos, desencadenantes y flujo máximo.  

Descargar el PDF »

Viviendo bien con Asma 

Nuestra guía educativa para el paciente tiene más información sobre el diagnóstico del asma, sus tratamientos y mucho más.

Descargar el PDF »


Glosario del Asma

Poder hablar sobre el asma es un aspecto importante del control del asma. A continuación, le explicamos algunos términos que podría escuchar de su profesional de salud: 

Asma de inicio en la edad adulta: se desarrolla durante la edad adulta 

Alérgeno: todo aquello que ocasione una reacción alérgica, como el polen, la caspa de las mascotas y los ácaros del polvo 

Asma alérgica: asma desencadenada por reacciones o enfermedades alérgicas; a menudo comienza en la niñez 

Pruebas de alergia: cualquiera de las diversas pruebas que le ayudan a su especialista en asma a determinar cuáles alérgenos pueden estar desencadenando su asma 

Antibiótico: en algunas circunstancias especiales, algunos tipos de antibióticos (macrólidos) pueden ser usados para tratar la inflamación del asma que no sea de tipo 2 

Antiinflamatorio: todo aquello que reduce o previene la inflamación o el engrosamiento de las vías respiratorias; un tipo de medicamento que reduce la inflamación 

Asma: enfermedad pulmonar crónica que dificulta la respiración. Existen 4 niveles: intermitente, persistente leve, persistente moderada y persistente grave 

Desencadenantes del asma: todo aquello que ocasione inflamación o hinchazón y contracción de las vías respiratorias 

Productos biológicos: tipo de medicamento cuyo enfoque es una célula o una proteína específica en el cuerpo para prevenir la inflamación de las vías respiratorias 

Biomarcador: señal molecular que le ayuda al profesional de salud a determinar lo que está sucediendo en las células del cuerpo 

Pruebas de biomarcadores: prueba que le indica con exactitud al profesional de salud cómo está reaccionando su cuerpo a los desencadenantes de la inflamación 

Broncodilatador: medicamento que relaja los músculos de las vías respiratorias o que impide que se contraigan. Los broncodilatadores de duración prolongada buscan relajar los músculos de manera continua a lo largo del tiempo; los broncodilatadores de acción corta se usan para alivio rápido cuando ocurre una crisis asmática 

Broncoespasmo: contracción de los músculos de las vías respiratorias; esto ocasiona el estrechamiento de estas vías 

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC): es una afección pulmonar común, prevenible y que se puede tratar, además se caracteriza por síntomas respiratorios persistentes y una función pulmonar anormal que es el resultado de una exposición significativa a gases o partículas nocivas, como el humo de cigarrillo   

Inhalador de control: conocidos también como inhaladores de control de duración prolongada, de mantenimiento o de prevención. Esta forma de medicamento, que se toma diariamente, suele contener un corticoesteroide que reduce la inflamación 

Inhalador de polvo seco (DPI): dispositivo que suministra el medicamento para el asma en forma de un polvo muy fino que puede inhalarse con una respiración fuerte y profunda 

Asma eosinofílica (e-asthma): tipo de asma en donde un incremento anormal de los eosinófilos (un tipo de glóbulos blancos) provoca inflamación de las vías respiratorias; se pronuncia E-O-SI-NO-FÍ-LI-CA 

Antecedentes familiares: se refiere a los antecedentes de salud de su familia 

Prueba de óxido nítrico exhalado (FeNO): prueba que le ayuda a su profesional de salud a determinar el grado de inflamación que tiene en sus vías respiratorias al medir la cantidad de óxido nítrico (NO) que exhala. Los niveles más altos de NO pueden indicar inflamación de las vías respiratorias en sus pulmones 

Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE): enfermedad gastroesofágica causada por la presencia de ácido o contenido gástrico en el esófago 

Heterogeneidad: variabilidad o diversidad; en términos del asma, esto se refiere a las reacciones biológicas de cada persona frente al asma 

Filtro de aire de partículas de alta eficiencia (HEPA): Un filtro de aire de partículas de alta eficiencia (HEPA, por sus siglas en inglés) puede remover al menos el 99.97 % del polvo, polen y otras partículas aéreas con un tamaño tan pequeño como 0.3 micras 

Inmunoglobulina E (IgE): la IgE se encuentra normalmente en pequeñas cantidades en el cuerpo, sin embargo, a veces aumenta significativamente cuando hay exposición a alérgenos que desencadenan una reacción en el organismo. La IgE también puede estimular a otras células de modo que aumenten la inflamación 

Interleucina-4 (IL-4) la IL-4 señala a otras células para que inicien la producción de substancias inflamatorias, envía eosinófilos a las áreas inflamatorias y hace que se contraigan los músculos lisos presentes alrededor de las vías respiratorias 

Interleucina-5 (IL-5): la IL-5 activa a los eosinófilos y los dirige hacia la circulación para que lleguen a los sitios de inflamación  

Linfopoyetina estromal tímica (TSLP): la TSLP activa a diferentes células que estimulan una respuesta alérgica en los pulmones, que a su vez incrementa los niveles de eosinófilos y lleva a la contracción del músculo liso 

Inflamación: hinchazón y engrosamiento de las vías respiratorias; es una característica resaltante del asma 

Antagonistas muscarínicos de acción prolongada (LAMA): un tipo de medicamento que, en las vías respiratorias, reduce la mucosidad y expande las mismas 

Cambios en el estilo de vida y la conducta: pasos que su médico puede recomendarle para reducir su exposición a los desencadenantes del asma, como permanecer en el interior de su casa cuando la calidad del aire exterior es deficiente, o perder peso 

Inhalador de dosis medida (IDM): dispositivo presurizado que libera el medicamento en una fina pulverización para que lo inhale 

Prueba de provocación con metacolina: prueba que le administra su profesional de salud para a determinar si usted tiene asma 

Nebulizador: máquina que convierte el medicamento líquido en un aerosol que se puede inhalar lentamente a través de una boquilla o una máscara 

Asma no alérgica: tipo de asma que puede desencadenarse por diversas causas no relacionadas con una reacción alérgica, a menudo comienza en la edad adulta 

Inflamación no tipo 2: categoría del asma que incluye todos los tipos de asma ocasionados por inflamación no eosinofílica o no alérgica 

Fenotipo: rasgos o características observables que son el resultado de la forma en la que sus genes interactúan con el ambiente 

Examen físico: el especialista en asma auscultará los pulmones y le examinará sus oídos, nariz, garganta y ojos a fin de detectar indicios de alergia, como la inflamación. También examinará su piel para detectar la presencia de eczema (dermatitis atópica) 

Preparación: es la liberación de una o más pulverizaciones de su inhalador hacia el aire para ayudar a garantizar que la dosis que inhala tiene la cantidad correcta del medicamento 

Inhalador de rescate: conocidos también como inhaladores de alivio rápido, este tipo de tratamiento contiene un broncodilatador que expande rápidamente sus vías respiratorias, proporcionando alivio rápido y de corta duración durante una crisis (ataque de asma) 

Inhaladores de terapia única de mantenimiento y alivio (SMART): un tipo de medicamento inhalado que actúa como un inhalador de rescate (por su acción rápida) y como un inhalador de control (por su acción de larga duración) 

Espaciador: dispositivo que se acopla a su inhalador; mejora el suministro del medicamento inhalado hasta las vías respiratorias inferiores 

Espirómetro: dispositivo portátil con un tubo en el que se sopla y le ayuda a su profesional de salud a determinar su capacidad pulmonar 

Espirometría: prueba de la función pulmonar que permite determinar la cantidad de aire que puede inhalar y exhalar de sus pulmones y la rapidez con la que puede hacerlo 

Sulfito: un tipo de conservante que se encuentra en algunos alimentos (por ejemplo, cerveza, vino, camarones, papas procesadas) y que puede desencadenar una respuesta de asma alérgica 

Terapia dirigida: tratamiento adaptado a su respuesta física individual 

Inflamación tipo 2: categoría del asma que incluye todas las formas de asma que se originan por inflamación eosinofílica o alérgica 

Cámara de retención con válvula (VHC): un tipo de espaciador de una sola vía, lo que permite que el paciente respire el aire solo desde la cámara y no hacia ella 

Zona: su plan de acción para el control del asma describe el tratamiento de acuerdo con zonas de color: la zona verde significa que su asma está controlada, la zona amarilla significa que su asma está empeorando, y la zona roja significa que necesita atención médica inmediata